Colaboraciones

 

El sentimiento de solidaridad

 

 

5 julio, 2119)| Javier Úbeda Ibáñez


 

 

La mentalidad colectivista invoca un sentimiento nobilísimo, un sentimiento que toda persona éticamente normal tiene indudablemente que admitir. Este sentimiento es, en una palabra, el de la solidaridad, la cual, sin duda, es también una eminente virtud, cuando no se queda en algo momentáneo. ¿Y quién puede negar que esta virtud resulta enteramente indispensable para la vida social?

      Por lo pronto hay —debe haber— un mínimo de solidaridad, cuyo establecimiento corre necesariamente a cargo del Estado. Ello bastaría indudablemente, para justificar la existencia de este organismo.

      La sociedad necesita del Estado ante todo y fundamentalmente, porque hace falta una mínima solidaridad que, en cuanto mínima, es forzosamente exigible y para la cual ha de haber un órgano coactivo que en efecto la implante. De esta suerte y aun sin hacer aquí un esquema de la teoría del Estado, nos encontramos con la figura de este como un organismo indispensable para la vida social.

      Pero hay también otra forma de solidaridad, que es la que de veras se merece el prestigioso nombre de virtud. Se trata de la solidaridad libremente ejercida, la que brota, espontánea, de las mejores fuentes de nuestro espíritu cuando este acierta a elevarse por encima de los objetivos egoístas que encadenan nuestro querer.

      Cabalmente, lo más propio del espíritu es trascender, no quedarse encerrado en lo meramente individual. Ya nuestro entendimiento está provisto de la capacidad de rebasar lo individual y concreto, formulando leyes generales que trascienden los límites de la simple experiencia sensorial. Y análogamente, la voluntad humana es capaz de querer el bien común, abriéndose al horizonte de un interés general que desborda los objetivos meramente particulares.

      En sus más altas posibilidades, el espíritu es siempre universalidad, tanto en lo intelectivo como en lo volitivo; de lo cual se desprende que, en principio, la solidaridad es cosa connatural al espíritu humano cuando este no se encuentra falseado ni en ningún sentido se halla enfermo.

      Todo ello nos permite comprender que la invocación de la solidaridad es una apelación a lo más noble y alto de nuestro espíritu. Ahora bien, el inconveniente del colectivismo estriba no en su inicial apelación a la solidaridad, sino en que acaba reduciendo esta a sus formas coactivas impuestas por el Estado. De ahí que el colectivismo sea, en suma, un estatalismo o estatismo.