Cultura

 

Acompañamiento a más de 5.500 personas en el final de su vida y a más de 8.500 familiares

 

 

14 mayo, 2019 | ForumLibertas.com


 

 

El Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas celebró en Toledo su primera década con un acto de homenaje a las personas que lo hacen posible y, en especial, a los pacientes y familiares que han sido acompañados.

 

10 años acompañando a las personas en el tramo final de sus vidas

A nivel global el programa, enmarcado en la Estrategia de Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud, se implementa a través de una red de Equipos de Atención Psicosocial (EAPS) distribuidos por todo el Estado y proporciona a enfermos y familiares una atención cálida y personalizada que complementa la labor que las unidades de cuidados paliativos realizan en hospitales y domicilios. Su finalidad es alcanzar una atención integral basada en el apoyo emocional, social y espiritual al paciente y a sus familiares, y también en la atención al duelo, el apoyo a profesionales de cuidados paliativos y el acompañamiento a cargo de más de 1.000 voluntarios de toda España. Hoy en día, el programa se implementa en 128 hospitales de toda España y en 133 unidades de apoyo domiciliario, a través de 42 EAPS formados por psicólogos, trabajadores sociales, enfermeros, médicos, agentes pastorales y voluntarios.

En Toledo, el EAPS da soporte a todos los recursos específicos de la unidad de cuidados paliativos del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo y a la Residencia para Personas Mayores Barber. Encabezado por la Dra. Inmaculada Raja, este equipo está formado por tres psicólogas y una trabajadora social.

Con el Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas, las dimensiones que mejoran en los pacientes son la psicológica, la social y la espiritual. La primera evaluación científica del programa concluye que la atención psicosocial ofrecida responde a las necesidades de los enfermos atendidos y mejora en el 90% los síntomas a nivel anímico y psicológico. El estudio establece que el 92% de las personas enfermas califican de excelente o muy buena la atención recibida, y cerca del 90% aseguran que han podido resolver temas pendientes (la mayor parte de ellos, vinculados a la comunicación y la relación con la familia y el entorno) gracias a este apoyo.

 

Porque la vida sigue siendo vida hasta el último instante.